domingo, 30 de septiembre de 2012

5° ENCUENTRO DE DESCONECTADOS

DECLARACIÓN FINAL

5° ENCUENTRO DE DESCONECTADOS

Casa de la Cultura CULTURARTE, Barrio Antioquia
Medellín, 30 de septiembre de 2012


El Encuentro de Desconectados es un escenario de ciudad que se fundamenta en las propuestas de resistencia, articulación y movilización para la exigibilidad de nuestros derechos fundamentales. Desde el 2008 en Medellín hemos propiciado un encuentro anual por parte de los sectores populares que viven diferentes problemáticas sociales, destacando que se trata de apuestas en favor de la organización comunitaria para enfrentar de alguna u otra forma y con mucha dignidad el sometimiento a ciertas condiciones de pobreza, precariedad y exclusión social que se viven en la ciudad.

El primer encuentro se realizó en el barrio Zamora, cuando estábamos articulados a la Red de Organizaciones Comunitarias (ROC), allí nos dimos cita habitantes de diferentes barrios que nos reconocimos como afectados por la desconexión de los servicios públicos domiciliarios. El segundo encuentro fue en el barrio La Honda (comuna 3) en el 2009, donde se dio inicio a la propuesta de articulación y fortalecimiento de la organización comunitaria que hoy se viene llamando Mesa Interbarrial de Desconectados de Medellín.

Nuestro tercer encuentro se realizó en el barrio Llanaditas de la comuna 8, donde empezamos a trabajar fuertemente en la construcción de propuestas frente a los servicios públicos domiciliarios como un derecho fundamental y la dignificación de la vida de los sectores populares. El cuarto encuentro realizado en el 2011 en el barrio El Chagualo, fue convocado no solo para tratar la problemática de los servicios públicos domiciliarios, sino también las relacionadas con la vivienda, y con el objetivo de construir juntos alternativas de solución a dichas problemáticas.

Ya para el 2012, realizamos este 5° Encuentro de Desconectados y abordamos problemáticas relacionadas no sólo con la vivienda y los servicios públicos, sino también con el ordenamiento territorial, enmarcado en un modelo de ciudad excluyente y construido sin participación comunitaria. Este avance se logró en gran medida por el diálogo de saberes construidos a partir de la Escuela Interbarrial realizada por la Mesa Interbarrial y la Corporación Jurídica Libertad entre los meses de junio y agosto de este año, y que para el 30 de septiembre cierra su primer ciclo.

Cabe destacar que en este caminar nos hemos encontrado con otras expresiones de resistencia del departamento y del país, así es como hemos podido intercambiar experiencias con los campesinos del Oriente antioqueño, los mineros y campesinos afectados por Hidroituango y los compañeros de Popayán (Cauca), que se articulan en la resistencia civil del no pago de los servicios públicos domiciliarios, todas esta expresiones siguen alimentando nuestra lucha y resistencia pacífica.

APRENDIZAJES ESCUELA INTERBARRIAL

PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL
El POT (Plan de Ordenamiento Territorial) es un instrumento que puede ser utilizado por el Estado, el sector privado y la comunidad para ejercer la función pública del ordenamiento; concreta las actuaciones de la administración y los instrumentos de gestión, regulación y control. Se define a corto, mediano y largo plazo y tiene unas implicaciones colectivas de información y participación. Contiene imaginarios, objetivos, políticas, programas, proyectos, actuaciones y normas que definen el modelo de ciudad supuestamente construido colectivamente.

Lo que planean para el territorio determina las relaciones interpersonales y con el entorno. Es el momento que quienes habitamos la ciudad y le damos significados a los diferentes territorios que hemos construido a partir de nuestras necesidades y con nuestras capacidades, reconozcamos cuál es el modelo de ciudad que soñamos para continuar trabajando por él, en beneficio de todos y de las generaciones venideras.

Nuestros territorios no pueden seguir siendo utilizados para el desarrollo de megaproyectos que no buscan el beneficio de la comunidad sino consolidar un modelo de desarrollo a escala mundial, que no tiene en cuenta el tejido social que hemos venido construyendo con los vecinos y vecinas que lo habitamos, donde juegan un papel importante las relaciones con el otro.

Es importante tener en cuenta los diferentes espacios de formación y articulación donde se generen propuestas concretas, que nos permita darnos cuenta de lo que va a pasar en el territorio y que no nos engañen con un lenguaje técnico, ya que así vivamos divididos por barrios, comunas y corregimientos, compartimos las mismas problemáticas en Medellín en cuanto a desconexión de los servicios públicos domiciliarios, saneamiento y alcantarillado, energía prepago, desalojos forzados, legalización de predios, vivienda y zonas de “alto riesgo”.
VIVIENDA DIGNA

La escuela nos permitió reflexionar sobre aspectos como la vivienda y su relación con el territorio, el papel de la administración, las capacidades de los pobladores y la voluntad comunitaria. En esta construcción colectiva se logró reconocer que vivienda digna no es “donde nos sintamos como pájaros dentro de una jaula”, sino donde podamos estar y mantenernos con nuestros hijos y seres queridos; que tenga acceso a los servicios públicos, con habitaciones para cada persona, un patio para respirar y obtener un alimento básico para vivir; ya que la dignidad también se da en la medida que tengamos empleo o posibilidades de desarrollar una actividad que genere ingresos a las familias para sostenerse, además de equipamientos y espacio público para recrearnos.

Reconocemos que cuando se fueron formando los barrios, los terrenos eran agrestes, no tenían vías, ni banqueos, eran prácticamente monte y mientras nosotros “civilizábamos” estos suelos, todo nuestro entorno fue mejorando; estos mismos terrenos, paradójicamente, hoy se encuentran atravesados por planes estratégicos de la Administración municipal, propiciando la expropiación y el despojo de nuestros territorios para entregarlos a intereses económicos y políticos ajenos a la comunidad.

SERVICIOS PÚBLICOS DOMICILIARIOS

Los Servicios Públicos Domiciliarios (SPD) son un derecho que debe ser prestado y garantizado por la administración pública, ya que es indispensable acceder a ellos para un buen vivir. Son domiciliarios porque están dentro de nuestra casa y constan de: Telefonía Básica, Gas Combustible, Acueducto (distribución de agua apta para el consumo humano incluido su medición y conexión), Alcantarillado (recolección de residuos líquidos por medio de tuberías y conductos), Energía Eléctrica (distribución desde las redes regionales hasta su usuario final incluida su medición y conexión) y Aseo (recolección de residuos principalmente sólidos).

Son públicos porque son para el acceso de tod@s, sin embargo desde la Constitución Colombiana de 1991 y la implementación de las políticas neoliberales que abren camino a la apertura económica y con ello a la mercantilización de los recursos naturales, para favorecer los intereses de particulares, van dejando de ser un derecho para convertirse en un servicio; el Estado solo supervisa la prestación del servicio dando paso a la privatización de los SPD.

Una de las enseñanzas que deja la Escuela es que nos permitió conocer y entender cómo funcionan las dinámicas de un modelo al que solo le interesa aumentar su capital a costa de las altas tarifas que pagan las familias. La desconexión en los sectores populares, que son los más afectados, ha superado las cifras del año pasado con un panorama desolador, pues la única opción que ofrecen es pasarse al servicio prepago. Por ello es necesario conocer las leyes que nos protegen de la desconexión y que nos solidaricemos entre nosotros para no dejar que nos desconecten, que sigamos fortaleciendo la organización social y comunitaria para movilizarnos y exijamos el cumplimiento de nuestros derechos. Acceder a los SPD no es beneficio para unos pocos, ya que no son mercancía, tampoco es un favor que le pedimos a EPM, es un derecho y una necesidad.


PROPUESTAS COMUNITARIAS

PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL

¿Cuál es el modelo de ciudad que queremos? Un modelo que permita el desarrollo pleno de los sujetos, que fortalezca el tejido social y un desarrollo desde la perspectiva humanista, fundada en la diversidad, donde se nos legalicen los predios y el cinturón verde no genere expropiaciones y donde las personas no tengan que dejar su territorio. Un modelo distinto a las políticas de acumulación capitalista, al que sólo le interesa el dinero y no el bienestar social. Donde tengamos una vivienda digna, adecuada, amplia, que cuente con todos sus servicios y sea acorde a las necesidades de cada familia, donde exista la posibilidad de estudiar y trabajar en el mismo territorio. Una ciudad donde quepamos todos, con igualdad de derechos y que haya incidencia política comunitaria, es decir, un modelo de ciudad construido por las comunidades orientado a la vida digna.

Es importante avanzar en la elaboración de nuestro propio plan de desarrollo y plan de ordenamiento territorial, y donde se planteen acciones para ejecutarlos. Pero, ¿cómo incidir para que esto pueda hacerse realidad? A través de propuestas concretas donde se tengan en cuenta los sujetos y sus territorios, y para esto debemos tener el respaldo político a través de movilizaciones y articulación de comunidades y organizaciones sociales de la ciudad. El camino se nutre en la medida que pueda ir generándose una mayor conciencia comunitaria, con más espacios de participación, transmitiendo el conocimiento, para que las comunidades puedan decidir sobre asuntos trascendentes, a través de iniciativas legislativas populares y la desobediencia civil. Es necesario aprovechar el conocimiento académico aplicado al desarrollo social, ampliar la base organizativa a través de procesos de formación consolidados a partir de la educación popular, y tener en cuenta otras experiencias como referente para fortalecer la organización comunitaria.

VIVIENDA DIGNA.

Para nosotros no son pertinentes los tipos de vivienda que nos brinda el Estado, por lo que debemos diseñarnos un proyecto donde participen activamente las personas beneficiarias; por ejemplo, el municipio o la nación puede otorgar los terrenos para el proyecto, las empresas y cooperativas complementen los materiales que necesitamos y la comunidad puede participar construyendo las viviendas. Pero también existen posibilidades de que las comunidades gestionen los materiales para construir las viviendas sin esperar que el municipio realice la intervención. Es necesario considerar la creación de una OPV (Organización Popular de Vivienda) desde las comunidades, que defienda el proyecto de vivienda que nos estamos soñando, y generar un diálogo con las organizaciones que han gestionado la construcción y mejoramientos de vivienda.

La expectativa de hoy es saber si en unos años estaremos ubicados en los mismos territorios o nos reubicarán en sitios diferentes. Vemos problemático que las autoridades nos estén desplazando de los barrios para la construcción de infraestructuras o con la excusa del “alto riego”, elevando el costo de vida, el nivel del SISBEN, el estrato y los servicios y poco a poco vamos perdiendo garantías estatales. Por ello la propuesta es el reasentamiento en sitio.

Si el Estado interviene en los territorios tenemos que exigirle un reconocimiento integral de nuestros derechos, que no sólo invierta en infraestructura sino en lo social: salud, educación, empleo y alimentación (como las huertas). La administración dice que estamos en zona de riesgo, pero nosotros sabemos que hay formas de mitigar los riesgos y para ello se requieren estudios del suelo y las obras de intervención recomendadas en dichos estudios. Por esto planteamos que son de “alto costo”, con necesidad de inversión social. No aceptamos que nos sigan tratando de zonas de riesgo a las laderas de la ciudad donde estamos ubicados, ya que la mayoría son zonas recuperables.

SERVICIOS PÚBLICOS DOMICILIARIOS

Reconexión de las familias desconectadas, condonación de deudas para los hogares desconectados y mínimo vital de agua y energía para los sectores populares, siguen siendo las principales propuestas de la Mesa Interbarrial para afrontar la problemática de los servicios públicos domiciliarios (SPD) en la ciudad. Además de una rebaja sustancial de las tarifas acorde a las capacidades económicas de las familias, el rechazo a la energía y el agua prepago, y la derogatoria de la ley 142.

El agua se tiene que seguir defendiendo como un derecho fundamental para la vida; y luchar por su gestión pública, defender los acueductos comunitarios y evitar la prestación por parte de privados. Es necesario que los diferentes espacios que trabajen el tema los SPD se articulen, además de las agendas rurales y urbanas, para trabajar en red y poder visibilizar en los territorios la problemática de la desconexión, que no sólo es de los SPD sino también de la alimentación, el empleo, la educación, la salud, entre otros. Esa es una de las propuestas que debe plantearse a corto plazo, el tema de la articulación con diferentes organizaciones, ya que hasta el momento cada una tiene su agenda y por eso no hay una incidencia más fuerte, debemos reunirnos para crear una agenda conjunta para garantizar el mínimo vital de agua en la ciudad de Medellín.

Es necesario formarnos, conocer nuestros derechos para movilizarnos y no permitir que nos los pisoteen más. Hacer campañas de sensibilización e información para que comencemos a considerar los SPD como un derecho y no como un servicio. Nutrir los espacios alternativos de comunicación con los temas de SPD para difundir la problemática.

Crear un evento, seminario, encuentro donde se pueda trabajar el tema de lo rural, lo urbano y lo alternativo. Realizar conversatorios en los diferentes barrios, comunas, que sean grabados para que se puedan multiplicar a través de los diferentes medios alternativos de comunicación, tanto las problemáticas como las propuestas construidas.


CIERRE ESCUELA INTERBARRIAL

En el Encuentro se realizó el acto de clausura de la Escuela Interbarrial, donde estuvimos acompañados por los compañeros de la Corporación Semilla de Esperanzas con una obra de títeres sobre la problemática de la desconexión y se le realizó un homenaje a don Gabriel Orrego, líder histórico de la comuna 13, por toda una vida de compromiso por las comunidades. A continuación los resúmenes de los trabajos finales de esta Escuela:

Viviendas Ecológicas en la Comuna 3:
Viendo el déficit habitacional que hay en Medellín, los altos costos de construcción de viviendas, además de las condiciones de nuestros territorios, que son de alto costo y no de alto riesgo, los compañeros y compañeras de la comuna 3 decidimos investigar y trabajar el tema de viviendas ecológicas realizadas con eco-ladrillos ya que estas promueven el trabajo en comunidad, retoman tradiciones culturales en la planeación del territorio, son sismo resistentes, protegen el medio ambiente, tienen diseños creativos, se construyen en menor tiempo, son más favorables y de larga duración, además que se pueden construir también puentes, senderos, artesanías entre otras.
Lo que queremos es que nos hagamos conscientes de todos los residuos que producimos diariamente y del daño que hacemos al ambiente, recogiéndolos en las botellas pet para hacer los eco-ladrillos que nos permitirán construir viviendas dignas y en armonía con la naturaleza. Por eso les proponemos que cada uno lleve siempre una botella para que la utilice como bote de basura, en la comuna 3 se establecerá un acopio para recogerlas y que podamos construir próximamente un tanque, una silla y una vivienda digna.

Sinopsis video comunas 4 y 5:

La serie de megaproyectos que se están desarrollando en la ciudad de Medellín ha traído como consecuencia el desalojo de miles de familias. Esta problemática la han vivido muchos barrios de Medellín, y serán muchos más los que la padezcan. Por esta razón, en el marco de la Escuela Interbarrial, algunos habitantes de Moravia, la Paralela, y Puerto Nuevo, realizaron este video con el objetivo de denunciar y visibilizar esta terrible situación, que ha ahondado las condiciones de miseria, exclusión, y desarraigo, e incluso, ha implicado la muerte para muchos.

Trabajo Comuna 8:

Macroproyectos como el Cinturón Verde Metropolitano amenazan la permanencia en el territorio de las familias ubicadas en las partes altas de la comuna para la implantación del turismo “ecológico”. Por ello se quiso hacer un breve recorrido histórico por el devenir de algunos barrios como Golondrinas, El Pinal, Villatina y Villa Turbay; se plasmaron las problemáticas actuales en materia de vivienda y servicios públicos; y finalmente se lograron resaltar los sueños de las comunidades frente a su territorio, donde todavía abundan las necesidades, pero existen muchas ganas de salir adelante. Una de las propuestas más importantes es la implementación de un cordón alimentario en la comuna 8 que conlleve a la seguridad alimentaria de sus habitantes de la parte alta.

Trabajo grupo de mujeres sobre desconexión del agua en Golondrinas:

Luego de decidir que el tema del Agua y en especial la problemática del acceso a este derecho fundamental, estudiantes de la Escuela Interbarrial consultaron, reflexionaron y decidieron indagar más por este tema. Armadas de papel, lápiz y unas cuantas preguntas, decidieron encaminarse hacia Golondrinas, barrio ubicado en la ladera de la Comuna 8, el cual no cuenta con el acceso al agua potable, pues solo poseen un acueducto comunitario que en tiempos de sequía no ofrece ni una gota tan siquiera para saciar su sed.
Estas mujeres no contaban con que no sería necesario contactar una familia o persona del barrio que sufriera este indignante problema pues sólo basto con caminar unas cuantas cuadras para encontrar los testimonios de lo que allí pasa con el agua. Ancianos, niños y niñas, adultos o madres que a la hora de recoger a sus hijos en el jardín aprovechan para reclamar las donaciones de bolsas de agua “brisa” que llegan en las horas de la tarde para las familias que allí habitan, llevándolas consigo en sus hombros, manos o como puedan subirlas por las lomas de su barrio, para así tener un poco de agua con que cocinar o al menos asear sus casas. Cuentan los vecinos que a unos pasos del tanque de EPM sólo se sueñan a Golondrinas con unos Servicios Públicos Dignos para tod@s sus habitantes.


TAREAS

1. La Mesa Interbarrial debe seguir llegando a más barrios y comunas realizando conversatorios y talleres sobre los servicios públicos, la vivienda y el ordenamiento territorial, que nos lleve a consolidar una propuesta de un modelo alternativo de ciudad.

2. Continuar la experiencia formativa de la Escuela Interbarrial en los diferentes territorios para seguir construyendo propuestas de vida digna a través del intercambio de saberes, el compartir de experiencias y la articulación entre las comunidades.

3. Si los dineros públicos son nuestros vamos a apropiarnos de ellos, que la mesa haga un proyecto y se pueda gestionar en diferentes espacios. Para esto es importante articularnos con diferentes organizaciones que tengan incidencia en los territorios y que manejen los temas de vivienda, medio ambiente, SPD, desplazamiento, planeación local, entre otros.

4. Realizar una audiencia popular donde se pueda invitar al gerente de EPM, para que responda por los derechos vulnerados de las familias desconectadas y para que pueda tomar decisiones respecto de soluciones frente al problema de los desconectados.

5. Incidir políticamente en la reformulación del POT de Medellín y el Plan Maestro de Cinturón Verde Metropolitano, proceso que se adelantará a principios de 2013.


6. Organización y movilización comunitaria articulada en apuestas como el Festival Comunitario por la Vida y la Dignidad que conlleven a una Asamblea Popular por el derecho a la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario